Twitter icon
Facebook icon

Canonización

Inicio de la causa

El 17 de marzo de 1967, la Santa Sede autorizó que el proceso de canonización de José Gabriel Brochero se iniciara en la arquidiócesis de Córdoba, en lugar de la diócesis de Cruz del Eje en la que había fallecido.

El proceso de canonización incluyó la instrucción realizada en Córdoba (del 6 de noviembre de 1968 al 5 de junio de 1974), donde se recogieron 22 testimonios, y otra efectuada en Cruz del Eje (del 6 de enero de 1970 al 8 de diciembre de 1972), en la cual testificaron 39 personas. A pesar del tiempo transcurrido, 53 de los 61 testimonios correspondieron a testigos de visu, es decir, que conocieron personalmente a Brochero, y los 8 restantes de auditu. Este proceso detallado finalizó el 5 de junio de 1974. Al mismo tiempo, el 28 de noviembre de 1967 se iniciaron los procesos sobre los escritos de Brochero. Al momento de finalizar estos procesos el 30 de enero de 1974, se habían recogido 340 escritos de Brochero, cuyos originales en su mayoría se encuentran en el Archivo del Pbro. Pedro Aguirre López, entregado al Prof. Luis Hogan, y luego propiedad del Arzobispado de Córdoba. Otra colección de manuscritos importantes fue la de José Luis Moreda, propiedad de su familia. No obstante, la investigación posterior reveló la existencia de un centenar de escritos más. Remitidas a las Santa Sede, se abrieron las actas de los tres procesos el 18 de julio de 1974.

Objeciones de los censores

Si bien no se presentaron objeciones propiamente dichas, los censores téologos evidenciaron cierta perplejidad ante los escritos de José Gabriel Brochero. Ambos censores manifestaron que algunas expresiones de Brochero se consideraban «vulgares», impropias de los santos. Uno de ellos señaló que «el cura Brochero era un hombre psicológicamente rudo, hecho que se manifiesta evidente en la manera ortográfica de escribir [...] Apenas encontramos una carta ortográficamente correcta». Brochero se había desempeñado como prefecto de estudios del Colegio-seminario mayor de Córdoba y se recibió de Maestro en Filosofía en la actualmente llamada Universidad Nacional de Córdoba, por lo que su lenguaje no respondía a falta de instrucción o incorrección ortográfica. Con todo, ambos censores coincidieron en afirmar que las expresiones de Brochero respondían a una deliberada intención pastoral de hacer comprensible el Evangelio a los serranos de Traslasierra, asumiendo sus expresiones para nada consideradas poco dignas en su extenso curato.​

Uno de los censores se preguntó además si el cura Brochero «hizo política». Se hacía mención de su amistad con políticos liberales, que databa de la época en que Brochero era estudiante en el Colegio-Seminario y en la Universidad de Córdoba. Miguel Juárez Celman, Ramón José Cárcano y otros habían sido condiscípulos suyos. Las investigaciones posteriores demostraron que Brochero se opuso a las disposiciones de inspiración liberal y que denunció la masonería presente en la política argentina. Además, los políticos que apoyaron su proyecto del ramal ferroviario Soto - Dolores pertenecían a diversas extracciones, y no tuvo dificultad en enrostrar a sus amigos liberales su incoherencia cuando no cumplieron las leyes promulgadas.​ El censor expresó:

Encontramos un deber, en casos similares, su intervención en política, por cuanto eso servía a iluminar aquellos serranos y a arrancarlos de la pobreza [...] Este era su único objetivo: hacer el bien a todos [...] Brochero era únicamente apóstol, ardiente evangelizador de los pobres, que «habría mandado al diabIo sus instrumentos de apostolado»: caminos, ferrocarriles, escuelas, a la misma mula «Malacara» sobre la que recorrió miles de leguas a través de las montañas, si habría apenas advertido que todo eso no servía a su único objetivo: «ganar almas al Señor».

Heroicidad de sus virtudes

El 3 de marzo de 1979, la Congregación para las Causas de los Santos emitió un decreto en el que reconocía que en los escritos de José Gabriel Brochero no había nada contrario a su proceso de canonización. En 1980 se publicó el Summarium, un compendio de las declaraciones de los testigos, y en 1982 se publicó la Informatio en que se señalaba el ejercicio extraordinario de las virtudes cristianas.

El cura Brochero fue declarado venerable en 2004, durante el pontificado de Juan Pablo II. El 7 de abril de 2009, el obispo Carlos José Ñáñez, señaló la respuesta que Juan Pablo II pronunció cuando se le explicó quién era Brochero:

«Entonces el cura Brochero sería el Cura de Ars de la Argentina»

Juan Pablo II

Lo mismo reiteró el obispo de Cruz del Eje, Santiago Olivera, el 4 de mayo de 2009,​ y más tarde el arzobispo de Santa Fe y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, José María Arancedo.

El caso de Camila Brusotti y canonización de Brochero

La recuperación de la niña sanjuanina Camila Brusotti luego de haber sido golpeada por su madre y su padrastro y de sufrir un infarto masivo en el hemisferio cerebral derecho,​ se consideró como un hecho extraordinario por parte de una junta de siete médicos,​ y como un milagro por parte de un tribunal eclesiástico de Roma. Según la Comisión Teológica, ese hecho se produjo por la intercesión de Brochero.​ El caso pasó luego por otras dos instancias de aprobación: una reunión plenaria de obispos y cardenales y la firma papal que dio lugar al consistorio para la canonización. El 22 de enero de 2016 el papa Francisco firmó el decreto que confirma un segundo milagro,​ y el consistorio celebrado el 15 de marzo de 2016 fijó la fecha de su canonización.

El cura Brochero fue canonizado el 16 de octubre de 2016, en una celebración presidida por el propio Francisco.​ Así, Brochero se convirtió en la segunda persona nacida en Argentina y venerada como santa por la Iglesia católica —después de san Héctor Valdivielso Sáez—, y en la primera persona canonizada que nació y murió en ese país.

Imágenes: 
Términos y condiciones de uso (Abre en ventana nueva)