Twitter icon
Facebook icon

Su paso por Córdoba

La ciudad de Córdoba y el Cura Brochero

"Los lugares por donde pasó Brochero"

 

José Gabriel del Rosario Brochero de niño, de joven estudiante y de seminarista, transitó por las calles de la Ciudad de Córdoba, viendo y viviendo las transformaciones gigantescas de la época, que provocaba el progreso de la docta.

De sus setenta y tres años de vida, pasó dieciséis años en Córdoba.

 

Lugares:

# El Seminario Nuestra Señora de Loreto (27 de Abril esquina Obispo Trejo)

Contaba con una capilla, su sacristía, salón para párvulos, tres cuartos para adultos colegiales, el refectorio y la vivienda del rector…

Próximo a cumplir los dieciséis años, el 5 de marzo de 1856, el joven José Gabriel del Rosario Brochero ingresó al Colegio Seminario Nuestra Señora de Loreto, ubicado detrás de la Iglesia Catedral, en el lugar que actualmente se encuentra la plazoleta del fundador, con la finalidad de prepararse para el sacerdocio. Finalmente, concluidos sus estudios de filosofía y teología, el Obispo le confirió sucesivamente el Subdiaconado, el Diácono y el Presbiterado, “cantando” la primera Misa en la Capilla del Seminario (que estaba ubica-da sobre la actual calle Obispo Trejo esquina 27 de Abril) el 10 de diciembre de 1866, durante la función de Nuestra Señora de Loreto .

 

# La Universidad Mayor de San Carlos de Córdoba

Tras nivelar sus conocimientos, el 13 de marzo de 1858, el joven José Gabriel del Rosario ingresó a la Universidad de San Carlos para inscribirse en 1º Año de Filosofía, porque los seminaristas concurrían a dicha casa de estudios.

Era un edificio de una sola planta al que se ingresaba por el pretil de la iglesia de San Ignacio y Santos Tiburcio y Valeriano (Iglesia de la Compañía de Jesús), trasponiendo la puerta sur. Todavía no había llegado la revolución de las “ciencias exactas” y la oferta educativa se reducía a Filosofía,Teología y Derecho, por tanto el número de alumnos era reducido.

A medida que transcurrieron los años estudiantiles, el joven Brochero se destacó por el tesón puesto en el estudio que quedó reflejado en los “plenamente aprobados” y en la prontitud con que afrontaba cada examen .

No sólo avanzó en los estudios sino también se granjeó “la estimación de sus profesores y condiscípulos”. Con muchos de ellos guardó una estrecha amistad que duró toda la vida y colaboraron en su obra. Tal es el caso del Dr. Uladislao Castellano, Rector del Seminario y profesor de Teología; el Dr. David Luque, profesor de Derecho Canónico y cofundador de las Hermanas Esclavas del Corazón de Jesús.

Entre sus condiscípulos se encontraban Miguel Juárez Celman, futuro gobernador de Córdoba y presidente de la República Argentina; Eleazar Garzón, futuro vicegobernador que realizaría todas las mensuras requeridas por Brochero; Tristán Achával; Martín Yániz, futuro Obispo de Santiago del Estero que con anterioridad sería Capellán de la Casa de Ejercicios Espirituales donde Brochero llevó un sinnúmero de tandas de ejercitantes.

 

# La Iglesia de la Compañía de Jesús

Conservando las tradiciones religiosas, el estudiantado era devoto de la Inmaculada Concepción de María a la que llamaban cariñosamente “Mi Purísima” y celebraban su fiesta en la antigua iglesia que había pertenecido a los Jesuitas, llevando la imagen al lugar que usualmente ocupaba San Ignacio de Loyola; y era día de comunión general para alumnos y profesores, muchos de los cuales eran sacerdotes. Además en esta iglesia se celebraban las colaciones de grado y los actos públicos donde los alumnos mostraban sus conocimientos.

La Inmaculada Concepción de María, desde 1818 era la Patrona de la Universidad y como tal, festejada en la Iglesia de la Compañía, concurriendo todos los estudiantes y graduados con sus correspondientes insignias.

En este lugar se asombraría ante la masiva concurrencia de fieles que participaban de los ejercicios públicos predicados por los miembros de la Compañía de Jesús y comprobaría los frutos logrados, constituyéndose en verdaderas misiones, con masivas reconciliaciones, como consta en el Diario de la Residencia. 

 

# La Residencia Jesuítica

Como estudiante de 2º Año de Filosofía vivió el regreso de los primeros sacerdotes de la Compañía de Jesús, que carecían de un lugar físico donde vivir, porque la parte posterior de la iglesia era usada como Casa de Ejercicios, hasta que las autoridades gubernamentales dispusieron se les entregara dicho lugar.

Ya sacerdote, concurría frecuentemente a la Residencia Jesuítica para hacer Ejercicios Espirituales personales en la Capilla Doméstica

Exterior de la Residencia Jesuítica

Aquí conoció el método ignaciano de los ejercicios espirituales y sus logros. Por otra parte, aquí se inscribió entre los miembros del “Apostolado de la Oración”, en 1869.

 

# La Basílica de Santo Domingo

El joven José Gabriel Brochero vio progresar las obras de la Iglesia de Santo Domingo, que se iniciaron en 1857, bajo la dirección de los hermanos Nicolás, Augusto y Agustín Cánepa – a medida que el óbolo del pueblo de Córdoba iba ayudando – abriéndose a la devoción del público en 1861 aunque no estaba completamente concluida.

 

# Iglesia Catedral

En una iglesia catedral totalmente blanqueada, adornada profusamente con flores que perfumaban el ambiente, iluminada por centenares de velas encendidas y musicalizada con las notas arrancadas del antiguo órgano por don Inocente Cárcano, el 22 de agosto de 1859, el joven y asombrado seminarista José Gabriel Brochero participó, por primera vez, de la ceremonia de toma de posesión de la diócesis del primer Obispo tras la emancipación Argentina don José Vicente Ramírez de Arellano

Unos años después, el 25 de mayo de 1866, el Obispo José Vicente Ramírez de Arellano le confirió el Subdiaconado, el 21 de setiembre recibía el Diaconado y finalmente el 4 de noviembre del mismo año le otorgó el Presbiterado, en solemnes ceremonias desarrolladas en el presbiterio de la Catedral, acompañado por familiares, compañeros y fieles. 

El 1 de julio de 1867, el Obispo lo designó Capellán de Coro de la Catedral  cargo que implicaba, “asistir personalmente al coro junto al facistol, tanto en las solemnidades diurnas como nocturnas y de Misas y deben celebrar cada mes veinte Misas, si no estuvieren impedidos por justa enfermedad o impedimento”  y prácticamente asumían la atención del curato de la ciudad bajo la dirección del “Cura Rector del Sagrario”. Y como tal, asistió a los enfermos del cólera – durante la epidemia de 1867 – brindándole el apoyo consolador de la fe.

 

# La Casa de Ejercicios Espirituales (calle 9 de Julio entre San Martín y Rivera Indarte, donde actualmente se encuentra la galería de la Oriental)

A través de su compañero de estudios y ordenación sacerdotal, el Pbro. Juan Martín Yániz, conoció los esfuerzos realizados por don Mariano González para proveer a la ciudad de una nueva Casa de Ejercicios porque – con el regreso de los jesuitas a la residencia – la ciudad de Córdoba se había quedado sin un lugar físico para dar los ejercicios ignacianos.

En este lugar “el joven José Gabriel Brochero, viendo los admirables frutos que él y otros muchos habían obtenido del Cielo por medio de estos Ejercicios de Nuestro Santo Padre Ignacio, les tomó desde entonces un amor muy grande y procuró al mismo tiempo ejercer una parte activa en las tandas que se daban, ya haciendo las lecturas o meditaciones, ya enseñando la doctrina a los más ignorantes y necesitados” .

Posteriormente concurrió periódicamente a esta Casa de Ejercicios, acompañando los numerosos grupos de ejercitantes de su parroquia.

 

# El Cabildo    

En tiempos del Cura Brochero, el lugar funcionaba como Casa de Gobierno y por tal razón en sus viajes a la ciudad de Córdoba visitaba el lugar para entrevistarse con los gobernadores de turno para gestionar alguna obra vinculada con la promoción social de sus feligreses o bien visitaba a su antiguo compañero de las épocas estudiantiles, devenido a gobernador, para persuadirlo a realizar el viaje que le permitiría conocer su gran obra: la casa de ejercicios y el colegio de niñas, levantada sin pedir un peso al erario público.

 

# Casa de Miguel Juárez Celman (calle Rivera Indarte entre Deán Funes y 9 de Julio donde luego se construyó El Panal)

La casa de don Miguel Juárez Celman fue transformada por su hermano Marcos Juárez en un lujoso club político que se denominó “El Panal” (por las bebidas que se servían), para reuniones de miembros del Partido Autonomista Nacional (PAN), que tuvo corta existencia, por razones económicas. 

El Cura Brochero frecuentaba la casa por la amistad que lo vinculaba con el dueño y luego se prolongaría en Capital Federal donde tenía una habitación para su uso, mientras realizaba trámites vinculados con su obra.

 

# Casa Madre de las Hnas. Esclavas del Corazón de Jesús (Barrio General Paz – Calle David Luque)

Una vez concluida la primera etapa de la casa e instalada la congregación de las Hnas. Esclavas del Corazón de Jesús en el pueblo General Paz, en 1875, el Cura Brochero visitaría periódicamente el lugar para madurar el proyecto de llevar Hermanas a Traslasierra que se dedicarían a la atención de las instituciones que había fundado.  

Cuando llegó el momento de emprender el viaje, se trasladó a Córdoba para asegurarse que las Hermanas tuvieran el conford posible para la época, trayendo animales suficientemente mansos para que montaran las viajeras, sumamente inexpertas en el tema. Siete años fue el turno de que viaje la Madre Catalina.

 

# La cárcel (Barrio San Martín)

Su nueva ocupación de Canónigo le permitió asistir espiritual y materialmente a los presos de la Penitenciaría que estaba ubicada en barrio San Martín. Si bien se estaba construyendo un nuevo edificio, los detenidos, que habían sido trasladados de su anterior sitio de detención ubicado sobre la avenida Vélez Sársfield, se encontraban hacinados por falta de espacio. 

Cuando el Cura José Gabriel del Rosario Brochero fue incorporado al Cabildo Eclesiástico y se radicó en Córdoba, en 1898, trató de asistir espiritual y materialmente a los presos que no lograban definir su situación .

 

# Su residencia en Córdoba mientras fue Canónigo

Era la casa de don Benjamín Galíndez y doña Joaquina Cabanillas, ubicada en la Avenida 24 de Septiembre esquina Pringles del Pueblo General Paz.

La vivienda, ubicada a pocas cuadras de la Casa Madre de las Hermanas Esclavas del Corazón de Jesús, quizás fue ofrecida porque una de las hermanas de la dueña de casa era religiosa de la Congregación antes mencionada y que regenteaba el Colegio y la Casa de Ejercicios en Villa del Tránsito, fundados por el Cura Brochero. Lo interesante es que en este domicilio compartió la habitación con el hijo varón del matrimonio, Benjamín.

Imágenes: 
Términos y condiciones de uso (Abre en ventana nueva)